Bodegas y vinos en Uruguay

Uruguay es uno de los países con un papel protagónico en lo que se refiere a la producción de vinos en América Latina, de hecho de sus 19 departamentos 15 son productores y esto es a través de las bodegas, es allí donde surge cada vino siempre con un alto nivel de calidad. Las bodegas y vinos charrúas conforman un mundo sumamente interesante que vale la pena conocer.

Algunos datos históricos

Para comenzar, las bodegas en Uruguay nacieron a partir del siglo XIX, ya que fue en esta época en la que inmigrantes provenientes de Francia, España e Italia llegaron al país y con ellos trajeron cepas nativas de sus tierras, así como el conocimiento necesario para la producción.

De esta forma, comenzaron a aprovechar los recursos charrúas y dieron lugar a las primeras bodegas, las cuales fueron pasando de generación en generación junto a los conocimientos de producción, hasta llegar a la actualidad, muchas de estas bodegas son de carácter familiar.

Las bodegas uruguayas como escenarios extraordinarios

Uruguay cuenta con un gran número de bodegas de vinos, algunas de ellas con siglos de experiencia, ya que varias de las precursoras aún se mantienen en pie, junto a ellas existen otras bodegas más actuales y excelentes ejemplos de modernidad y calidad.

Cada una de estas bodegas cuenta con particularidades muy propias, algunas tienen instalaciones de arquitectura tradicional colonial y otros espacios más vanguardistas, pero todas coinciden en increíbles y hermosos viñedos, así como procedimientos que parten desde el legado de los antepasados junto al uso de los procedimientos y herramientas tecnológicas más modernas.

Junto a esto, ofrecen sus instalaciones para el desarrollo del turismo enológico, es decir cada bodega cuenta con una propuesta al respecto, pero todas tienen como elementos principales visitas guiadas a los viñedos y demás instalaciones, paseos, almuerzos, picnics, exhibiciones, entre otros.

Los vinos como tesoros del Uruguay

En términos de vinos uruguayos existe una gran variedad, ya que el país produce diversas cepas y cada bodega se apropia de ellas para elaborar vinos totalmente distintos en cada caso, pero siempre del más alto nivel, tanto vinos tintos como vinos blancos.

De hecho, los vinos uruguayos gozan de reconocimiento mundial, fuera de las fronteras charrúas son realmente apreciados y resaltan dentro de los mercados, incluso han sido galardonados con diversos reconocimientos.

Cabe destacar, a pesar de la gran variedad de vinos, el emblema del país frente al mundo es el vino producido con base en el Tannat, se trata de una cepa magnífica de origen francés que fue llevada al país por un inmigrante vasco y una vez cultivada en suelo charrúa, adquirió características extraordinarias, siendo en la actualidad un tesoro nacional y el principal ingrediente de sus mejores vinos.

En resumen, las bodegas y vinos en Uruguay son una dula que representa parte importante de su identidad, la producción vinícola se encuentra en el corazón del país, se trata de un mundo realmente increíble que continúa creciendo y avanzando, lo mejor es que tanto propios como extraños pueden disfrutar de él.

¡Crea tu página web gratis!